El manacorí regresa entre los ocho mejores del último 'Grand Slam'
Rafael Nadal recupera su mejor derecha y la sonrisa al ganar por 6-2, 6-4 y 6-1 a Aleksandr Dolgopolov; jugará cuartos con Andrey Rublev
Nadal, por su parte, se había reclamado más derecha para seguir vivo en competición y la encontró, sobre todo la cruzada. El duelo se desarrollaba con un incómodo sol y sombra en la central Arthur Ashe.
AGENCIA MANACORNOTICIAS 05/09/2017 - 08:00:47
Trigésimo segunda vez que el balear se cuela entre los ocho mejores de un 'Grand Slam'. La última vez que había llegado tan lejos, en la edición de 2013, acabó ganando el torneo. Suma ya 50 victorias.

Trigésimo segunda vez que el balear se cuela entre los ocho mejores de un 'Grand Slam'. La última vez que había llegado tan lejos, en la edición de 2013, acabó ganando el torneo. Suma ya 50 victorias en el Abierto estadounidense. Rafael Nadal, después de haberse dejado un set en el camino en la segunda ronda del US Open ante Taro Daniel y después con Leonardo Mayer, superó hoy en mangas corridas a Aleksandr Dolgopolov por 6-2, 6-4 y 6-1.

El manacorí regresa entre los ocho mejores del último 'Grand Slam' cuatro años después. Su última presencia en los cuartos data de 2013, edición que acabó decantando a su favor derrotando a Novak Djokovic en la final. El serbio, esta vez, ni está ni se le espera porque ya ha dado por finalizada la temporada como consecuencia del codo. Dolgopolov fue un tobogán, fiel a su estilo de ser capaz de lo mejor y de lo peor en un mismo partido e incluso en un mismo punto.

Nadal puso una marcha más que su adversario no pudo seguir para cerrar el triunfo más cómodo en el torneo. Una de las estadísticas con las que se queda el balear es que no perdió el servicio.

En el set inicial, el campeón de 15 grandes rompió el saque de su rival en el tercer juego y sólo tuvo dificultades de mantener el suyo en el sexto asalto, con dos puntos de rotura del ucraniano que se marcharon. 'Dolgo', que en su día fue tutelado por los españoles Pato Clavet y Félix Mantilla, sufre el síndrome de Gilbert, una enfermedad del hígado que le provoca inesperadas brotes de fatiga. Aleksandr ganaba los puntos más plásticos gracias a la potencia de su tiro de revés.

Nadal, por su parte, se había reclamado más derecha para seguir vivo en competición y la encontró, sobre todo la cruzada. El duelo se desarrollaba con un incómodo sol y sombra en la central Arthur Ashe, la superficie más lenta del complejo Billie Jean King, y de la que el español no se ha movido ni se moverá en lo que resta de evento para él. En el segundo set, Dolgopolov aguantó el cara a cara hasta el noveno juego. Fue entonces cuando encajó el tercer 'break', que significó una renta casi insalvable para él.

No estaba para levantar dos mangas ante el número uno mundial. Nadal puso una marcha más que su adversario no pudo seguir para cerrar el triunfo más cómodo en el torneo. Una de las estadísticas con las que se queda el balear es que no perdió el servicio. El miércoles espera Andrey Rublev, verdugo de David Goffin (9) por 7-5, 7-6(6) y 6-3. Se confirma así que el manacorí podría plantarse en la penúltima ronda sin cruzarse con ninguno de los favoritos. Escrito por Joan Solsona del diario deportivo Marca y editado por la Agencia Manacor Noticias.  

¿Te ha parecido interesante la noticia?

 Sí  No
Reciente
Visto
Comentado